Naomi y Humberto Soazo, dupla histórica del judo paralímpico

En el dojo que lleva su nombre, ubicado en el Parque Naciones Unidas de El Paraíso, encontramos a Naomi Alejandra Soazo Boccardo, única atleta venezolana en conquistar dos medallas en Juegos Paralímpicos, junto a su padre y entrenador, el sensei Humberto.

“Somos una dupla, creo que ganadora, pues de tres Juegos (Paralímpicos) hemos retornado con dos medallas y un diploma…y aunque estamos en un periodo de reflexiones, tal vez intentemos otra en los juegos de Tokio (2020)”, indicó, con sencillez y convencimiento la judoca caraqueña.

Naomi ganó la presea dorada en Beijing-2008, China, luego diploma (séptimo lugar) en Londres-2012 y bronce, hace un mes en los Paralímpicos de Brasil.

La judoca de 26 años de edad, con discapacidad visual (B3, deficiencia visual leve, progresiva en su caso), expresó que fueron tres experiencias diferentes, pero igual de enriquecedoras.

“Para China habíamos trazado un plan que nos llevó al primer lugar. Igual planificamos todo en Londres, pero surgió la variable: jueces. Quienes apreciaron me dejaron sin opción de medallas”, recordó Naomi.

En aquella ocasión Soazo había resuelto el combate contra la cubana, Dalidaivis Rodríguez, con un ippon (parecido al nocaut en el boxeo, marcando un solo punto).

“Pero los árbitros lo anularon. Luego, Rodríguez me aplicó la misma dosis: un ippon, que sí fue validado por ellos”.

Naomi indicó que ese hecho, más algunas dolencias físicas, le indujo a tomar la decisión de retirarse. Incluso se planteó la posibilidad cierta de incursionar en el ciclismo paralímpico.

De nuevo al tatami

Después de Londres hubo un proceso de ponderación de lo sucedido, junto a su entrenador Humberto. Pero fue ella quien decidió volver a competir al más alto nivel.

“Analizamos los topes clasificatorios para los Juegos de Río de Janeiro-2016. Hicimos el trabajo de preparación exacto para buscar la clasificación”, manifestó Naomi.

En este punto de la conversación, su padre y entrenador acotó: “Ya teníamos un diagnóstico médico que indicaba que con los combates se corría el riesgo que su lesión visual se agudizara. Entonces decidimos ganar peso. Ella combatiría en -70 kilos (en Beijing y Londres lo hizo en -63). También decidimos hacer prácticas con sparrings idóneos, como Ricardo Carvallo, e intervenir solo en eventos específicos que otorgaban puntos para la cita de Brasil”.

Para Naomi “El solo hecho de conquistar el cupo paralímpico a Río, era un triunfo. Pero gracias a esa planificación no solo se consiguió el boleto, sino que gané mi segunda medalla histórica, y estuvimos metidos en las semifinales. Todo un logro“.

Para Naomi y su entrenador Humberto Soazo, la clave del triunfo está en la convicción, planificación y apoyo Estatal brindado: “Por eso no descartamos intentar otra incursión en lo que serían nuestros cuartos Juegos Paralímpicos”, ratificó Humberto.

Por ahora Naomi descansará lo que resta del año: “El próximo, 2017, lo aprovecharé para culminar mis estudios (Ingeniería de Telecomunicaciones en la Unefa y Licenciatura en Ciencias Aplicadas al Deporte en la Uney).

Después decidirán si retoman la aventura de otra cita paralímpica, que apunta a Tokio-2020, Japón.

Compromiso con los niños y jóvenes

Además de ser atleta de primer nivel, Naomi Soazo dirige la Coordinación de Masificación del Deporte Estudiantil para la Subsecretaría de Deportes del Distrito Capital.

“He estado ligada al deporte desde los seis años de edad. Practiqué gimnasia rítmica y ciclismo. Luego ingreso a la Escuela de Talento Deportivo del Liceo Caracas. Entonces me exigen como materia una disciplina: elegí el judo. Tenía 14 años”.

Naomi citó entre sus primeras experiencias con la selección distrital (kata), los Juegos Nacionales Andes 2005 y Llanos 2007, en los que obtuvo dos quintos lugares.

“Mi primera incursión internacional fue a los 16 años en el Mundial de Francia-2006. Fui séptima en mi categoría”. Toda esa experiencia acumulada desde pequeña, de las manos de sus padres (su mamá, María Antonia Boccardo fue voleibolista de la selección de Venezuela), la pone a la disposición de los niños y jóvenes que entrenan en el dojo que lleva su nombre, así como cuando dicta charlas motivacionales en diferentes foros organizados a lo largo del país.

T / CIUDAD CCS

Back to Top