Esta es la historia de vida de Luis Paiva

Al medallista de plata en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro-2016 Luis Paiva, un lamentable suceso con unos compañeros de estudio en bachillerato no solo le cambió la vida, sino que lo llevó al mundo del atletismo.

“A los 17 años de edad, cuando cursaba quinto año, tuve una pelea con otros alumnos del liceo donde estudiaba, en la que desgraciadamente fui agredido al recibir un golpe fuertemente en la cabeza con un palo o bate (lo cual no recuerdo con exactitud), y esta lesión me dejó inconsciente por varios días en el hospital de Caucagua, Miranda”, narra Paiva.

Tal como lo cuenta el mismo atleta, que el jueves 22 de este mes cumplió 29 años de edad, dicho percance le afectó severamente su salud, debido a que le dejó como secuela malestares en el ojo izquierdo y problemas para recordar con facilidad.

“Ese golpe cambió mi vida por completo, pues tuve que cumplir con varios tratamientos neurológicos y con psiquiatras, ya que estuve bastante tiempo en que se me olvidaban las cosas. Mi familia pensó que había quedado bipolar luego de ese golpe, ya que no volví a ser el mismo”, comentó.

Aunque su vida había cambiado por el mencionado hecho, el ahora semifondista comenzaría un exitoso camino en el mundo deportivo al entrenar a partir de los 19 años a la disciplina de atletismo en Caucagua, donde residía.

Luego llegó a las instalaciones del Estadio Brígido Iriarte, en Caracas, para ser entrenado por los rusos Elena Gocharova y Mijail Poleacko, quienes han sido los principales forjadores del deportista paralímpico, que actuamente representa al país en las pruebas de los 400 y 800 metros categoría T20 (discapacidad intelectual).

En su niñez entrenó baloncesto en una escuela comunal en la entidad mirandina.

“Realmente me gustaba mucho jugar básquet, hasta quería ser jugador profesional. En esa época era deportista convencional”, recuerda con bastante emoción.

T/Ciudad CCS

Back to Top